Archivo de etiquetas| Elblogdefaustiymio

Banquete de boda (Día del Libro)

“Cuando acabó la función de iglesia, cosa que nunca creí que llegara a suceder, nos llegamos todos, y como en comisión, hasta mi casa, donde, sin grandes comodidades, pero con la mejor voluntad del mundo, habíamos preparado de comer y de beber hasta hartarse para todos los que fueron y para el doble que hubiera […]

Pollo de campo en salsa

              Ingredientes: 1/2 pollo de campo 1/2 cebolla 1 hoja de laurel 4 ajos 1 vasito de vino blanco sal aceite de oliva virgen extra Elaboración: Troceamos y salamos el pollo. En la olla rápida echamos el aceite y  los ajos enteros pelados. Cuando estén dorados, los sacamos y los […]

El buche de Salorino

    A María José le gusta la canela, los pasteles y tomar el café en las terrazas de los bares. María José es de Salorino, y  se le emociona la mirada cuando habla de su pueblo. Cuenta orgullosa uno de sus platos típicos: el buche. Varias partes del despiece del cerdo son protagonistas de este embutido: las costillas, […]

Los vinos más caros

Estaba la patrona, intentando cogerle el truquito a los buñuelos. La dificultad, decía, no está en la receta: harina, sal, matalauva…, sino en cómo extender la masa sobre el aceite caliente. Le habían dicho que con un palito, a modo de batuta, favorecería la extensión; y así lo hizo. Mientras, yo leía estas cositas tan curiosas: […]

Puro de bellota

    Esto de los cochinos da para mucho. Recuerda uno aquellos días de la infancia, cuando las matanzas. Eran días de alegría en la familia; la casa olía a ajos y entraban y salían triperas y matanchines.  Los niños no íbamos a la escuela; se rompía la monotonía de la tabla de  multiplicar, y asistíamos a […]

El huevo frito soñado

INGREDIENTES PARA 1 PERSONA 2 huevos de las gallinas de la Leo aceite de oliva (Olibeas) sal (uno se acuerda de los cuartillos de sal de mana Aquilina) PREPARACIÓN A uno de los huevos, le quito la yema, y frío sólo la clara en una sartén,  con el suficiente aceite de oliva, como para que no […]

¿Dónde te has manchado?

Daba gusto verlo. La mostraba orgulloso como botín, o como demostración del gustito que le había dado al cuerpo. Llevar una mancha en la camisa o pantalón, era para él, uno de esos pocos placeres que la vida te regala. Siempre limpio, siempre aseado pero aquello no era placer, era delirio. La mostraba y comentaba. […]