Deja un comentario

Los berros y el vino

Nos puso de aperitivo unas tortillitas de berros. Tomar una copa en Cardenal Cisneros, 3, es una delicia. No tanto por degustar un buen vino, que también, sino por la cocina que atesora. Guarda sus tapas y aperitivos de la vista de curiosos,  y la expectación está en qué cosa traerá en tan primoroso platillo. Esta vez, nos mostró la tortilla de berros. Berros de los arroyos de La Herrería, que Pedro Rico generosamente le regaló. Alonso sabía que hoy iba a complacer a su distinguida clientela. Su esposa, cocinera donde las haya, se esmera cada día en el asunto culinario. Chuletas de cordero empanadas, tapas de peladilla, lomo doblado, tapas de cordero, morcón de lengua…Toda una carta para el más exigente de Monsalud. En esto, entra en la tasca Manolo Corrales, que de hierbas y arbustos sabe una caminata. No os gustará, no mezcléis berros con vino y sobretodo, vino tinto. Y nos dio una lección…, acostumbrado él a los pupitres: el apio, los berros o los grelos son alimentos “duros” para acompañar un vino, ya que lo amargan. Los berros son especialmente malos, porque el ácido fórmico de la planta, se mezcla con el amargor de los taninos multiplicando así su astringencia. Todos los alimentos amargos como las alcachofas, las acelgas o el chocolate también son complicados, ya que hacen que el vino salga perdedor. Los espárragos son comprometidos, los huevos y los cítricos también.

Las miradas del bodeguero Alonso eran de vino amargo. La clientela en silencio, mientras el disertador proseguía: hay unos cuantos alimentos como el ajo, la cebolla y en especial, el vinagre, que son enemigos del vino. El ajo, con todas las virtudes saludables que posee es, sin embargo, de entre todos los enemigos del vino, el más feroz. Tiene un olor profundo y perforante que anula los delicados y finos aromas de un vino, dejándolo totalmente anulado.

Le sudaban las manos, y sin más miramientos, retiró el bocado del platillo. Nadie dijo ni pío. Nos pusimos a mirar la colocación de las botellas en el topetón y Juan, que paseaba a Kopito, ¡Ea, buenos días, ahí os quedáis!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: