Deja un comentario

Los chocos

Frente a Correos, en el mercado que da a la Avenida de Italia, encontramos un mundo maravilloso para los sentidos. En los puestos verdes, la fruta, colocada con dominio geométrico del espacio. En los azules, el pescado de la Huelva choquera: acedía del palangre, atún de la almadraba, gamba blanca de la costa, coquinas de La Rubia,  sardinas del alba, boquerones, pijotas, ¡niñas! ¡regalao, con dos para el Recre! Y los puestos del choco! Piezas de distintos tamaños, con el colorcito de la tinta. La preparación del choco comienza en el propio mercado. Te lo preparan para fritos; en tiras, las mejores las que no están muy fritas, que dejan ver su interior blanco; a la plancha, con el majaíto de aceite y peregil; habas con chocos; y la debilidad de la niña: las albóndigas de choco. La patrona consiguió el punto a este sabroso manjar. Varias veces preguntó a otra patrona, la de la calle Marina, cómo se preparaban, que si el pan picado, si la salsa espesa, el pan de pico, el triturado de la pieza, hasta que por fin lo halló. Para las solemnidades, este plato marca la diferencia. Con decirte que Gimeno, el de Dolores; y Tere la de Manolo, se chupan los dedos, te digo todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: