4 comentarios

Banquete de boda (Día del Libro)

“Cuando acabó la función de iglesia, cosa que nunca creí que llegara a suceder, nos llegamos todos, y como en comisión, hasta mi casa, donde, sin grandes comodidades, pero con la mejor voluntad del mundo, habíamos preparado de comer y de beber hasta hartarse para todos los que fueron y para el doble que hubiera ido. Para las mujeres había chocolate con tejeringos, y tortas de almendra, y bizcochada, y pan de higo, y para los hombres había manzanilla y tapitas de chorizo, de morcón, de aceitunas, de sardinas en lata… Sé que hubo en el pueblo quien me criticó por no haber dado de comer, allá ellos. Lo que sí puedo asegurar es que no más duros me hubiera costado el darles gusto, lo que, sin embargo, prefiero no hacer. La conciencia tranquila la tengo de haber cumplido, y bien, y eso me basta, en cuanto a las murmuraciones,… más vale ni hacerles caso”

(“La familia de Pascual Duarte”  Camilo José Cela)

 

…muchos escritores han recurrido a la comida para caracterizar personajes y ambientes. Y hoy, 23 de abril, queremos recordar El Día del Libro, leyendo un fragmento de esta obra, que transcurre por tierras extremeñas.

Anuncios
2 comentarios

Fresas con zumo de naranja

CIMG3923

 

 

 

 

 

 

 

Ingredientes:

750 grs de fresas

3 cucharadas de azúcar

2 naranjas grandes

Elaboración:

Lavamos  las fresas, las troceamos y las ponemos en un bol. Rociamos  el azúcar. Hacemos el zumo de las naranjas y lo vertemos sobre las fresas. Dejamos reposar en el frigorífico  media hora. Servimos en cuencos pequeños individuales.

 

4 comentarios

Migas extremeñas de Salvaleón

CIMG3840

 

 

 

 

 

 

 

Ingredientes:

1 bolsa de pan picado para migas

1 cabeza de ajos

1 pimiento verde

1 pimiento rojo

chorizo fresco

panceta ibérica de bellota

sal

agua templada

aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Ponemos el pan en una  fuente honda. Rociamos con medio vaso de agua templada y un poquito de sal, y dejamos reposar.

CIMG3829

 

 

 

 

 

 

 

En una sartén  ponemos el aceite. Cuando esté caliente, echamos los pimientos cortados en tiras y freímos. En el mismo aceite, echamos la panceta cortada y freímos; y por último, el chorizo cortado en trocito y freímos. (reservamos todo).

CIMG3838

 

 

 

 

 

 

 

En un perol, echamos el aceite ( un dedito, que cubra el fondo). Lo ponemos a calentar, y echamos los ajos enteros sin pelar ( se le hace una rajita para que no salten). Se doran y  reservamos. En ese mismo aceite echamos el pan picado que teníamos en reposo con el agua, y empezamos a dar vueltas, a fuego bajo hasta que estén doradas. Unos minutos antes de terminar, echamos los ajos y le damos unas cuantas de vueltas. Servimos enseguida para que no se enfríen, acompañadas de todo lo que teníamos reservado.

CIMG3846

 

 

 

 

 

 

 

Las migas se pueden tomar para desayunar o para comer al medio día. También se pueden acompañar con aeitunas y sardinas asadas.

2 comentarios

Sardinas

19-16-3-8_admin_gf029009 Me gustan toda clase de sardinas: las congeladas en el invierno acompañando un plato de migas, y las frescas del verano con sus ovas, su grasa y sus escamas a reventar.

En el Bobadill de Isla Canela las asan al carbón. Son las del “alba”, pescadas unas horas antes y dispuestas en el mostrador del muchacho de Paíño.  Conservan el cuerpo prieto, plateado, el ojo vivo. Asadas al carbón, al aire libre, es el mejor reclamo para desgustarlas, por su penetrante olor que inunda los alrededores, su olor que todo lo inunda y atrae.

La Cloti decía que las mejores son las de Isla Cristina, y las medianitas del Cantábrico, para freírlas. Las de Agadir no tanto. Daba gusto verla comer aquellas sardinas con el chorrito de aceite, que Jacinto no ha echado en el olvido. Se comen con las manos, las escamas también. Le gustaban “las molías”, “las pelonas”, en escabeche, sopas de sardinas, aquellas frías en las noches de verano, con tomate, con limón. También las del “martes de carnaval”, que tienen el recato de la cuaresma y la desmesura de un disfraz, tal vez porque en el asado, unas veces se pasan y otras no llegan.  No sé si llegaría a probar “las embarricás”, arenques dicen algunos. Esas que vienen en las cajas circulares de madera, muy prensadas ellas, con el color amarillo del rancio. En Gibraleón, los cazadores, en las mañanas lluviosas del invierno, las desayunan con la tostada de pan de pueblo,  ajo, aceite de Oleodiel y la copita serrana de aguardiente. Como a la Cloti, a Emilio Botín también le gustan las sardinas. Dicen que todos los días, sobre las diez de la mañana, ya se ha engullido media docena.

Forman parte con otros alimentos, como las legumbres, ensaladas, frutos secos, una copita de vino al día, de lo que llaman “la dieta mediterránea”. Buenas costumbres que no debemos olvidar. Volver a la comida de casa. La de toda la vida. La de la abuela. Necesitamos creer que aprendimos cosas buenas cuando éramos niños; cosas terrenales y gustosas que sin ser excesivamente caras, nos dejaron una herencia cultural. Resulta que lo que vale es aquello que teníamos delante de los ojos. Ese plato que desprende un olor maravilloso y que nos lleva, como si el tiempo no fuera un capricho de la vida, al entrañable hogar con nuestras madres y abuelas.

 

5 comentarios

Tortilla de patatas con espárragos

CIMG3804

 

 

 

 

 

 

 

Ingredientes:

6 patatas

3 huevos

un poco de cebolla

sal

espárragos

aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

Picamos los espárragos, los lavamos y en una cacerola con agua los cocemos durante diez minutos. Escurrimos y rehogamos en una sartén con un poco de aceite (reservamos). Pelamos y picamos las patatas.Las lavamos bien, escurrimos y salamos. Se pone el aceite en la sartén a calentar y se fríen las patatas, moviédolas de vez en cuando. Una vez fritas las escurrimos y retiramos el aceite que sobra. Aparte se baten los  huevos y los echamos en un recipiente hondo. Agregamos las patatas escurridas y los espárragos que teniamos resevados, y movemos con una cuchara de madera. En una sartén ponemos tres cucharadas de aceite a calentar. Cuando está caliente se vierte la mezcla. Se mueve la sartén por el mango para que no se pegue. Cuando se despegue por los lados, le damos la vuelta con una tapadera, y seguimos los mismos pasos.

Deja un comentario

Sopa de Espárragos

CIMG3865CIMG3852

 

 

 

 

 

 

 

Ingredientes: (para dos personas)

1 manojito de espárragos trigueros

1/2 cebolla

2 ajos

comino  (cuatro granitos)

perejil

sal

aceite de oliva virgen extra

agua

2 huevos

Elaboración:

Picamos los espárragos  desde la yema hasta que estén duros, lavamos y reservamos. En una cacerola ponemos el aceite a calentar. Cuando está caliente,  picamos la cebolla y rehogamos.  Agregamos los espárragos y le damos vueltas unos siete minutos. En un  mortero, ponemos los ajos pelados, el comino, el perejil, la sal y majamos. Le agregamos un poco de agua, y lo echamos a la cacerola con los espárragos. Dejamos cocer, a fuego lento, media hora. Si hiciera falta agregamos un poco más de agua. Cinco minutos antes de terminar la cocción, echamos los huevos para escalfarlos.

Deja un comentario

Coles guisadas de Salvaleón

CIMG3814

 

 

 

 

 

 

 

Ingredientes:

1 col pequeña o mediana

3 tomates maduros

1 pimiento rojo grande

1 ajo

aceite de oliva virgen extra

sal

2 trocitos de chorizo rojo 0 un poco de pimentón

agua

Elaboración

Picamos y lavamos las coles (reservamos). En una cacerola, se pone el aceite a calentar. Una vez caliente, picamos el pimiento rojo y  el ajo.  Rehogamos unos cuatro minutos. Después añadimos los tomates picaditos y escurridos, y seguimos rehogando unos ocho minutos dando vueltas. Se agregan las coles que teníamos reservadas y seguimos dándoles vueltas hasta que se rindan (unos quince minutos). Echamos la sal y el agua. Dejamos cocer a fuego medio  treinta minutos. Cinco minutos, antes de terminar la cocción, le añadimos un poco de pimentón o unos trocitos de chorizo rojo, previamente cocidos.

Esta receta es de mi madre.