Deja un comentario

Las monjas y el vino

En el convento de las esclavas de Santa Rita; andan las monjas dale que dale por la cocina; con las sartenes y los peroles en los fogones; y las tinajas llenas de tortas de chicharrones… Estas monjas de Carlos Cano, tienen el convento frente a unas bodegas de vinos. En éstas, adquieren las yemas de huevos para elaborar su dulzaina.

Recoger la uva, prensar, fermentar, clarificar, trasegar y embotellar son los pasos elementales para elaborar un vino. Uno de los más llamativos, para una persona ajena a la elaboración del vino, es su clarificación.

En algunas bodegas, la clarificación de los vinos ya en barrica, se hace con las claras de huevo batido. Éstas, aglutinan las partículas en suspensión contenidas en el vino arrastrándolas hacia el fondo sin, por ello alterar sus características intrínsecas.

Cuando se clarifica un vino con claras de huevo batidas, evidentemente en las bodegas se encuentran con una cantidad importante de yemas a las que hay que dar una salida lógica. Las bodegas terminan vendiendo las yemas a los conventos reposteros, a las pastelerías y a la industria pastelera de los alrededores.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: